Propiedad Intelectual

¿Conoces Tus Derechos De Autor Como Fotógrafo?

   

       27 de  Junio de 2017

 

De acuerdo con la Ley de Propiedad Intelectual en Colombia, se considera AUTOR cualquier persona que cree una obra, por lo que solo pueden ser considerados autores las personas naturales y no las jurídicas. 

 

Bajo la anterior premisa todos los que capturamos una imagen fotográfica somos autores, indistintamente de que el trabajo sea remunero o no. 

(Still Life/@natali_roam/Images


                PUBLICIDAD

 

Por lo anterior nunca un tercero podrá ostentar o reclamar ese derecho de autoría de tus fotografías u obras,  ya que han sido creadas por ti mismo y aun habiendo cedido los derechos de explotación y/o reproducción. los derechos de autor son derechos personalísimos, y en donde lo que se busca es salvaguardar el vínculo que se genera entre tu autoría y la obra (fotografía) que has creado, la cual en ultimas constituye la expresión de tu personalidad. En tal carácter, los derechos morales que se atañen a dicha fotografía son inalienables, inembargables, intransferibles e irrenunciables.

 

Para matizar, ni siquiera tienen los derechos de autor las empresas o personas que contratan tus servicios como fotógrafo, ello por ejemplo si lo haces para una agencia o un estudio fotográfico, y por lo tanto no ostentan ese honor, y por el contrario cuando reciben un premio o reconocimiento, están en la obligación de citar tu nombre o seudónimo de las obras originales que fueron utilizadas y posteriormente galardonadas, de no hacerlo estarían infringiendo lo legal y moralmente establecido por la normatividad en la materia.

 

La fotografía es un secreto de un secreto. Cuanto más te dice, menos sabes“... Diane Arbus


¿Qué Debo Hacer Para Que Mis Fotografías Estén Protegidas Por La Ley De Derechos De Autor En Colombia?

Nada, absolutamente nada… la creación en si es suficiente y no requiere registro alguno, solo la demostración de la creación en sí, como algo y en definitiva debe cumplir los siguientes requisitos para ser considerado “obra”: ser original, literario, artístico o científico.

 

Si partimos de la premisa de que una fotografía es una obra artística estamos cubiertos por la ley de derechos de autor (Ley 23 De 1982). La originalidad no es muy subjetiva (nada es del todo original) con lo que lo ideal es hablar de nuestras fotografías desde el concepto de “obra fotográfica u obra artística” y evitar suspicacias sobre su originalidad o no.

 

Según el diccionario una obra artística es: “cualquier actividad humana cuyos resultados y proceso de desarrollo puede ser objeto de juicio estético”. Siguiendo esta definición y trasladándose al plano legal, una fotografía es por lo tanto susceptible de recibir un juicio estético y por lo tanto es una “obra artística.

 

Pero si existiera alguna duda y para que nos quede más clara la ley de derechos de Autor clasifica las obras que reciben el tratamiento de propiedad intelectual de la siguiente forma y por lo tanto son objeto de la ley de derechos de autor todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, comprendiéndose entre ellas:

 

               

                  PUBLICIDAD


  • Los libros, folletos, impresos, epistolarios, escritos, discursos y alocuciones, conferencias, informes forenses, explicaciones de cátedra y cualesquiera otras obras de la misma naturaleza.
  • Los proyectos, planos, maquetas y diseños de obras arquitectónicas y de ingeniería.
  • Los gráficos, mapas y diseños relativos a la topografía, la geografía y, en general, a la ciencia.
  • Las obras fotográficas y las expresadas por procedimiento análogo a la fotografía.
  • Los programas de ordenador.
  • El título de una obra, cuando sea original, quedará protegido como parte de ella.
  • Las composiciones musicales, con o sin letra.
  • Las obras dramáticas y dramático-musicales, las coreografías, las pantomimas y, en general, las obras teatrales.
  • Las obras cinematográficas y cualesquiera otras obras audiovisuales.
  • Las esculturas y las obras de pintura, dibujo, grabado, litografía y las historietas gráficas, tebeos o comics, así como sus ensayos o bocetos y las demás obras plásticas, sean o no aplicadas.

 

             Lo importante es ver aquello que resulta invisible para los                                        demás”... Robert Frank

 

Si bien las obras se encuentran protegidas contra cualquier forma de utilización o explotación desde el mimo momento de su creación, es importante resaltar que el registro de derechos de autor se constituye en un importante medio probatorio, para disputas o controversias que se puedan suscitar dentro de un pleito legal.

 

¿Cuándo Termina La Protección De Tus Derechos De Autor Cómo Fotógrafo?

 

Al fallecimiento del autor, el ejercicio de los derechos, sin límite de tiempo, pasan a la persona natural o jurídica a la que el autor se lo haya confiado expresamente por disposición de su última voluntad, recordando que tales derechos tienen el carácter de perpetuos, inalienables, inembargables e irrenunciables en razón a la expresión de la personalidad del autor, y para tal efecto los ejercicios de estos derechos corresponderán a sus herederos.

 

¿Cómo Defender Tus Derechos De Autor En Fotografías?

 

Como fotógrafo es muy común y recurrente que utilices Internet como medio para darte a conocer, por lo cual en determinado momento puedes ser claramente vulnerable al uso fraudulento e inadecuado de tus obras fotográficas en mayor medida, cuando estás han sido utilizadas sin autorización previa, expresa e informada, pero ¿qué puedes hacer para tomar medidas de prevención ante posibles reclamaciones futuras sobre los derechos de autor?

 

En primer lugar, es muy conveniente que incluyas en tus fotografías, (obras artísticas) distintivos por los cuales estamos diciendo que las mismas tienen derechos de autor y que por lo tanto no son de libre utilización.

 

El mejor mecanismo es el nombre del autor (los pseudónimos pueden acarrearnos algún problema, ya que dependerá de si alguien ha registrado dicho pseudónimo como una marca ante la superintendencia de industria y comercio, lo que daría lugar a dudas sobre dicha autoría. Aunque no es necesario incluirlo, si le añades el símbolo © (Copyright) le decimos al posible infractor que somos conscientes de nuestros derechos como autores y que la obra no es de libre utilización (eso sí, mejor si va acompañado del año de divulgación y el nombre del autor).

 

¿Cuánto Cuesta Registra Mi Obra Fotografía En Colombia?

 

En el caso de que nuestra obra fotográfica sea una composición original y pensemos que si la cedemos a un editor o publicista para su revisión podría este llegar a plagiar nuestra idea, lo ideal sería protegerla para lo cual usted deberá acudir ante la Dirección Nacional de Derecho de Autor en Colombia, y diligenciar un formato que permite inscribir la obra en el registro Nacional de Derecho de autor. este trámite es totalmente gratis y lo mejor es que lo puede realizar en línea, a través de la página web, la respuesta puede ser emitida por esta autoridad dentro de los quince (15) días hábiles contados a partir del día siguiente en que la solicitud fue radicada, Con esto, si es plagiada podremos emprender fácilmente acciones legales y estar menos supeditados a quien es, jurídicamente hablando, el autor original de la idea plasmada como obra fotográfica.

 


         

            PUBLICIDAD


 

¡Pese a todo, se han apropiado de tus obras fotografías!!!

 

Ante todo, calma… Y veamos entonces que deberías hacer si detectas un uso inadecuado y fraudulento (sin derechos de reproducción y/o explotación) de tus fotografías. Lo primero, intenta recolectar las pruebas de la infracción y utilización no autorizada (folleto, poster, libro, valla, Aviso publicitario… y si no puedes porque es un mural, captura tu una fotografía, donde se vea claramente la infracción y el lugar en donde es publicada tu obra fotografica), esto te puede ser muy útil, es aconsejable en primera medida utilizar las vías “diplomáticas”. En primer lugar, lo ideal sería hacer una reclamación por escrito, a la persona o empresa que está haciendo un uso fraudulento de tu obra fotográfica, (por costos y porque darán más fuerza a la reclamación posterior en el caso de no existir acuerdo), si previo intento de conciliación con la persona que se apropió ilegalmente de tu fotografía no llegas a ningún acuerdo. Será necesario emprender acciones legales.

 

Por lo cual el siguiente paso, ahora ya casi inapelable, será contar con un abogado (si lo haces desde el principio mejor), que de entrada evaluara la posibilidad de llevar diligencia de conciliación extrajudicial, pero en definitiva si no se llega a ningún acuerdo con el infractor,  se evaluara la pertinencia del material probatorio disponible, (las pruebas de la infracción sobre tus derechos de autor) y claro está, la fotografía original de tu cámara,  los archivos digitales sin editar; reencuadrar ni retocar y el resultado final si es un archivo RAW mejor, ya que este no es modificable su EXIF y contiene el número de serie del cuerpo de tu cámara fotográfica. También existen sistemas en las SLR profesionales que garantizan la originalidad del archivo JPG o RAW ya que incluyen un cifrado para que luego sea posible validar la originalidad del fichero (pero eso, si no lo tenías instalado).

 

Recuerda que todo medio de reproducción o distribución de archivos digitales sin tu autorización es responsable, así que la demanda debe hacerse contra todas aquellas personas o empresas que hayan salido beneficiadas de cualquier forma ilícita del uso de tus derechos como autor. La acción civil para el resarcimiento del daño o perjuicio causado por la infracción de la Ley de derechos de autor puede ejercerse dentro del proceso penal, o por separado, ante la jurisdicción civil competente, a elección del ofendido.

 

El mejor canal de defensa de tus derechos es la Dirección Nacional De Derechos de Autor en Colombia, o la Asociación Colombiana de la Propiedad Intelectual, entre otros, esto por cuanto la ley en ocasiones es susceptible de interpretaciones y no siempre es fácil hacer que estén a tu favor. Con esta afirmación no quiero decir que pierdas tus derechos de los cuales, en calidad de autor son irrenunciables, solo que no siempre es tan fácil como puede parecer a priori obtener el resarcimiento por la vulneración de los mismos.

 

JAVIER A. RODRIGUEZ



          Servicio Y Asesoría




      DEJA TU COMENTARIO

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.