El Periodismo Debe Informar Con La Verdad

JAVIER A. RODRIGUEZ  |  Bogotá

 

 

Todo empezó cuando en la Revista Semana, en su edición digital, apareció publicado el día miércoles  01  de marzo  de 2017 un artículo amarillista en donde se presentó una  “noticia” con un  titular llamativo, escandaloso y  exagerado, con el fin de  “informar”,  y hacer eco de un hecho sin fundamento,  sin presentar ninguna evidencia  y con una investigación poco definida.  El lío de los títulos ‘chimbos’ de la Gran Colombia,  en donde claramente el  periodista  señala  al Alma Mater de la expedición de títulos del programa de Derecho sin un soporte legal.

 

El periodista  de semana.com,  John Jairo Posse indicó en su “ informe”, que   “Más de 700 títulos estarían en entredicho”,  refiriéndose  con tal precisión y sin ninguna prueba o documento que lo demostrase,  que  ello quedo al descubierto cuando un  estudiante instauró una tutela que fue fallada, en primera y segunda instancia en su contra y que por tal razón el programa de Derecho de transferencia externa no tenía  registro calificado, que La Resolución 10575 de 2011, del Ministerio de Educación en donde se renovó el registro del  programa de Derecho de 10 semestres a la universidad La Gran Colombia,   se estaría ofreciendo con la misma autorización  para  el programa abreviado que la universidad tiene para su esquema  convencional de Derecho,  por lo que infirió el  “periodista” que  “más de 700 títulos que ha otorgado la universidad serían inválidos” o lo que de forma más creativa y peyorativa  el “periodista”  ilustro como Chimbos.  

 

Sin embargo y como se había de esperar por el Alma mater,  público un comunicado en donde se dejó claro que el ofrecimiento del programa de Derecho desde la creación de la Universidad La Gran Colombia ha contado con los actos administrativos que la autorizan, y que  La admisión de profesionales al programa de Derecho mediante transferencia externa,  el cual cumple con los mismos requisitos que el programa regular de derecho, esto es que ven el mismo contenido programático, tiene la misma intensidad horaria, y tienen que cumplir los mismos requisitos para la obtención del título de abogado,  y el cual fue sometido a la evaluación, inspección y vigilancia por parte del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES) y del Ministerio de Educación Nacional (MEN), obteniendo en estas visitas concepto favorables a su ofrecimiento, mediante Actos administrativos otorgados por el ICFES, Resolución 091 de 2005 del Ministerio de Educación Nacional  y   Resolución 10575 de 2011 del Ministerio de Educación Nacional, vea el comunicado completo.

 

Por tal razón en Colombia se deja una vez más al descubierto  que el periodismo carece de  informar con la verdad,  un buen periodista  si bien es cierto puede informar  desde su perspectiva, ello lo debe hacer garantizando los criterios del rigor y la precisión,  es necesario que al momento de redactar  y publicar una noticia se aplique  el criterio de rigor, No  tiene nada de malo que los medios de comunicación muestren su postura frente a situaciones precisas, siempre y cuando su opinión no tergiverse la información que brindan al público. En las secciones de opinión de los diarios, revistas, canales de televisión y programas radiales nacionales se refleja cada vez más el poco profesionalismo de la prensa colombiana. Cabría preguntarnos, ¿Qué esta pasando con el Periodismo En Colombia?.


                PUBLICIDAD


El trabajo de un periodismo serio y responsable

 

Colombia tiene la  suerte de ser un país libre y de que sus ciudadanos puedan acceder con facilidad a la información, a diferencia de Cuba o Corea del Norte. Es por ello que se debe tener profesionalismo y responsabilidad con la información que se maneja y se publica,  o tal ves sera un hecho notorio que en las universidades los programas académicos de comunicación social y periodismo de nuestro país,  se esta pasando por alto aquellos principios básicos del periodismo que proporcionan la base para todo aquel que aspira a escribir artículos e información pública demostrando, valores y obligaciones del oficio del periodista en la forma de informar responsablemente.

1. Verdad y Precisión

 

Si bien es cierto los periodistas no siempre pueden garantizar la “verdad”, están obligados a obtener los hechos con exactitud,  siendo este principio cardinal del periodismo. Siempre deben optar por la precisión, dar a todos los hechos que se tienen una garantía que han sido verificados. Y Cuando no sea posible corroborar dicha información.

 

2. Independencia

 

Los periodistas deben ser las voces independientes, no deben actuar, formal o informalmente, en nombre de intereses específicos, ya sean políticos, empresariales o culturales. Se debe  dejara claro a la audiencia  cualquier afiliación política, financiera u otra información personal que pueda constituir un conflicto de intereses.

 

3. La equidad y la imparcialidad

 

La mayoría de las historias tienen al menos dos lados. Si bien no hay obligación de presentar todos los puntos de vista en cada pieza periodística, las historias deben ser equilibradas y presentadas con contexto. La objetividad no siempre es posible, y puede no ser siempre deseable  pero informar imparcialmente genera credibilidad y confianza.

 

5. Responsabilidad

 

Una señal segura de profesionalismo y periodismo responsable es la capacidad de asumir responsabilidad. Cuando se cometen  errores, se deben  corregir y presentar disculpas sinceras y no cínicas, Los periodistas son libres al emitir sus opiniones e información, pero están sujetos a tres 3 tipos de responsabilidad:

 

Penal: el periodista como persona natural debe responder penalmente cuando comete un delito (injuria o calumnia).

 

Civil: toda persona, periodista o no, que con culpa o intención causa un perjuicio a otro, debe resarcirlo.

 

Social: la responsabilidad social de los medios es exigible principalmente mediante el ejercicio del derecho de rectificación y, en caso de negativa del medio, de la acción de tutela.

 

Mientras mayor es el alcance la influencia de un medio de comunicación en la opinión pública, en las actitudes y aun en las conductas de la comunidad, mayor es su responsabilidad.

 

 

Un informe periodístico difundido irresponsablemente, o manipulado con torcidos fines: falso en cuanto a los hechos que lo configuran; calumnioso o difamatorio, o erróneo en la presentación de situaciones y circunstancias; inexacto en el análisis de conceptos especializados, o Perniciosamente orientado a beneficios políticos o a ambiciones puramente personales, resulta mucho más dañino cuanta mayor es la cobertura (nivel de circulación o audiencia) del medio que lo difunde. *(Corte Constitucional. Sentencia T-080, febrero 23/93. M.P.: Eduardo Cifuentes Muñoz).

 

La responsabilidad civil encuentra su razón de ser en el siguiente principio de derecho: “Todo aquel que con culpa o con intención cause un perjuicio a otro, debe resarcirlo”. Se trata de un principio que existe desde el derecho romano y está consagrado en nuestro ordenamiento en el artículo 2341 y siguientes del Código Civil. Para el caso del ejercicio del periodismo, la Corte Suprema de Justicia explicó la naturaleza jurídica de la responsabilidad social de la siguiente manera: “Como quiera que toda noticia o información que incrimine a una persona o colectividad determinada o determinable, puede ser fuente de daños, se impone para los medios de comunicación social el deber profesional de extremar la diligencia y cuidados especiales que, además de obedecer al ejercicio responsable de la libertad de información, también evite preventivamente el eventual daño a tales personas”.

 

Así las cosas, un periodista debe responder por los daños y perjuicios materiales y morales que cause, entre ellos Cuando difunda una noticia o información que no guarde correspondencia con la noticia o información divulgada por la fuente. Cuando difunda una noticia a sabiendas de su falsedad. Cuando difunda una noticia o información confiando imprudentemente en su exactitud. Y Cuando inexcusablemente interprete de manera distorsionada lo dicho por la fuente,  entonces deberíamos cuestionarnos nuevamente ¿Qué esta pasando con el Periodismo En Colombia?.

           

                    PUBLICIDAD

                  PUBLICIDAD

            PUBLICIDAD



                            PUBLICIDAD

Escribir comentario

Comentarios: 0